Contribuyentes

BUZÓN

Enviad vuestros relatos para que la biblioteca crezca

fsabadia@live.com

sábado, 2 de abril de 2011

VACÍO ENVASADO








El viernes salí con mis amigas. Cuando regresé a casa mi marido estaba achicharrando en el horno una pizza precocinada, la cena que las niñas han establecido para ese día. Un bocado insulso y seco, que apenas se podía tragar sin acompañarlo de líquido para ayudarlo a discurrir por el tubo digestivo. De haber intentado adivinar y describir a ciegas qué estaba comiendo, salvo un ligero y lejano sabor a pan requemado todo lo demás habría sido como definir la nada masticable y dura. Mientras intentaba deglutir esta nada, pregunté a mi marido qué tal el día. El respondió con monosílaba aspereza, entonces, de repente supe a qué sabía la cena. La pizza de los viernes sabía a matrimonio. Cuando terminé salí a la cocina a tirar los restos, entonces observé el envoltorio en la basura, comprobé que estaba caducada.




Autora: Arqui-Loca






4 comentarios:

Manuela Fernández Santamaría dijo...

Magnífica asociación, original metáfora de una realidad amarga y repetida.
Muy bueno.

Yuri Zhivago dijo...

Siempre se pueden cambiar los ingrdientes o ...el microwave.
Uno.

Marcos Callau dijo...

Brillante. Me ha encantado el final.

GUILDENSTERN dijo...

Teniendo en cuenta que el marido se come los marrones de la casa......., no está mal.

Seguidores

Todas las fotos son de internet