Contribuyentes

BUZÓN

Enviad vuestros relatos para que la biblioteca crezca

fsabadia@live.com

sábado, 22 de octubre de 2011

SE ABRIÓ LA TEMPORADA DE CAZA










La liebre no tiene la culpa del pecado original de Adán y Eva. Sin embargo, creada el sexto día del Génesis, no se sabe muy bien porque fue también expulsada del paraíso terrenal (las liebres no comen manzanas) y ahora anda a salto de mata por nuestros campos, esquivando los cartuchos de los cazadores. Como les pasa a tantos otros animales — codornices, patos y perdices— los justos pagan por los pecadores. Es más, son los descendientes de Adán, el presunto pecador, los que cargan las escopetas al hombro y los que cultivan y cosechan con ingenio y eficacia una gran variedad de manzanas.







Autor: Fernando Ainsa






3 comentarios:

Luisa Miñana dijo...

La historia de los hombres es paradójica por naturaleza... y sutilisimo el acerado ingenio de este relato.

MiLaGroS dijo...

Genial genial. Abrazos.

Marcos Callau dijo...

Estupendo relato.

Seguidores

Todas las fotos son de internet