Contribuyentes

BUZÓN

Enviad vuestros relatos para que la biblioteca crezca

fsabadia@live.com

jueves, 23 de abril de 2009

LA TIERRA







Empezó el día abrazando un árbol. Quería llenarse de las energías milenarias del bosque. Lo necesitaba para dar el paso que tenía que dar. Se iba a reunir con el que había sido, durante siglos, el enemigo de su pueblo. “Ésta es la única tierra de mi país de la que podrás considerarte propietario”, le dijo al Primer Ministro entregándole un pedazo de turba. Ambos se estrecharon las manos entre sonrisas. Pero, hasta que compartieron unas tazas de té, disfrutando juntos de su aroma, no fueron plenamente conscientes de que, por fin, estaban haciendo la paz.


Autor : Chesús Yuste



6 comentarios:

El camino perdido dijo...

La tierra, la paz...¿sinónimos?

Delicado y sutil texto.

Saludos

ybris dijo...

Espléndida paz y duradera.
Ser sólo propietario de las energías milenarias de los bosques.
Y firmarlo con el aroma de un té compartido.

Bello relato.

Abrazos.

39escalones dijo...

Y que dure la paz aunque se acabe el té.
Extraordinario.
Un abrazo.

Innisfree dijo...

Gracias, Fernando, por hacerme rescatar este microrrelato que hice hace algunos años. Aunque os pueda resultar un texto extraño, está basado en hechos reales. ¿A que parece imposible contar el proceso de paz de Irlanda del Norte en menos de cien palabras? Pues sí, se puede. Se puede intentar al menos. Aunque prefiero dedicarle bastante más espacio: para eso hice un blog... ;)
Gracias.
Abrazos para tod@s,
Chesús

entrenomadas dijo...

Eso es turba y lo demás son tonterías.
Me gusta el relato, me gusta Irlanda, me gustan los árboles milenarios y el té, con limón a poder ser.

Kisses,

M

Doberka dijo...

Deberíamos empaparnos más amenudo de las lecciones y energías del bosque. Precioso micro-relato, Chesus, máxime si es real. Enhorabuena.

Besos

Seguidores

Todas las fotos son de internet