Contribuyentes

BUZÓN

Enviad vuestros relatos para que la biblioteca crezca

fsabadia@live.com

sábado, 17 de diciembre de 2011

SI







Si el amor fuera un camino, estaría tatuado en mi cuerpo con tu saliva. Marcando territorios que nunca nadie había hecho antes. Porque de todos los exploradores que han cruzado mi estepa, ninguno quiso quedarse para saber más. Cada uno de los pliegues que has descubierto, son refugios de montaña, cálidos, resguardados del frío del invierno.Todo lo que siento me lo quedo pa mí, cada una de las caricias. Guardadas para sacarlas cuando tenga frío... aún en primavera.




Autora: Belén Inred







sábado, 10 de diciembre de 2011

ESCRIBIENDO










Qué intensas sensaciones se conjugan en este aquí y ahora para hacerme por entero feliz. Estoy escribiendo y parece que con magníficos resultados, mejores incluso de los esperados. De algún modo (pienso) no he perdido el tiempo, y todos estos años con sus vivencias y vicisitudes y tantas horas dedicadas a la lectura, a la audición de música variada y de altura, a la contemplación de filmes y cuadros y esculturas y puestas de sol y paisajes campestres y urbanos y humanos, han dejado una positiva huella en mí, han terminado por educar mi sensibilidad estética, me han servido de magnífico y eficaz entrenamiento para la difícil y ardua tarea de la escritura.

También (claro está) ha contribuido a este extraordinario y maravilloso logro actual los millares de cuartillas que he venido rellenando día tras día durante todos estos años en la más absoluta soledad sin resultado inmediato aparente, siempre torturado por la convicción de que nada de esto servía para nada ni en modo alguno era valioso ni habría de importarle a nadie; nunca.

¡Ah, queridos amigos!, esta página que ahora aquí redacto sería la prueba irrefutable y perfecta de cuanto digo si lo que voy plasmando en ella de izquierda a derecha en negros caracteres (descripciones, narraciones, diálogos, reflexiones, ideas, emociones, sensaciones, percepciones, vivencias…) no se volatilizara del mismo modo de derecha a izquierda vertiginosamente, recuperando la página toda su alba pureza, tal como ha sucedido con los cientos y cientos (es sin duda ya un vastísimo, inabarcable conjunto…) que he cubierto febrilmente con mi apretada caligrafía a lo largo del día y que ahora se amontonan en mi escritorio (encima y alrededor) en el más completo desorden.






Autor: Carlos Enrique Cabrera






sábado, 3 de diciembre de 2011

LA NUNCA CONTADA HISTORIA DE JUAN IRINEO




Que nadie espere que les cuente la historia fatal del hacendado Juan Irineo, aunque yo tengo muchas cosas que contar sobre él, sé cosas que ni sus propios hijos conocen, tantas como si por sus venas hubiera corrido mi propia sangre.
De niños compartimos vivencias, juegos y peleas, entonces era un chiquillo prudente y un tanto esquivo, poco soñador, siempre apegado a las cosas materiales, convencido de que el dinero lo compraba todo.
Irineo no escuchaba nadie o al menos a mí nunca me escuchó, sólo me dejó ser testigo del ocaso su desbaratada existencia y de cómo terminó vencido por la hipocresía, la codicia y la lascivia.
Cierto es que llegó a acumular grandes riquezas materiales, pero no le sirvieron de mucho, nunca tuvo un verdadero hogar, sólo se compró casas, no consiguió tener felicidad, ni paz interior, ni sabiduría, ni tan siquiera pudo comprar su salud.
Murió un domingo de abril de madrugada y apenas tres años después las dos mujeres que compartieron su vida, en un triángulo impúdico y consentido, repudiaban públicamente su nombre y hasta su recuerdo.
Poco bagaje dejó el desdichado que merezca la pena ser recordado, dinero, haciendas y la simiente de la avaricia fertilizando en sus hijos.
Así que nadie espere que les cuente esta infeliz historia, las muchas cosas que sé las callaré para siempre.
















Autora: Pilar Aguarón

























Seguidores

Todas las fotos son de internet